La madera y la piedra

Cartel del FS 2011. Refresca tus sentidos

Cartel del FS 2011. Refresca tus sentidos

Existe un lugar en India donde un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cambridge redescubrió un emplazamiento en el que hace miles de años se utilizaban grandes rocas para emitir sonidos musicales. El sitio, descrito por primera vez en 1892 en la publicación Asiatic Quarterly Review, no había sido encontrado hasta 2004 y parece ser que está ubicado en el cerro de Kupgal. Los investigadores creen que chamanes y hombres jóvenes iban allí a realizar sus ritos y “despertar” el poder de las piedras para comunicarse con el mundo sobrenatural. Viene a la mente esta noticia al calor o propiamente dicho, al frescor, a juzgar por el cartel –un mojito con un arco de un instrumento de cuerda en su interior– de la edición 36 del Festival de Segovia (FS), que hoy se clausura con un concierto de órgano en la Catedral para homenajear a Tomás Luis de Victoria en el 400 aniversario de su muerte. En una ciudad que hace honor a la piedra, desde el acueducto hasta los esgrafiados de sus casas, es un privilegio para los sentidos escuchar muchos de los conciertos que este Festival, uno de los más antiguos de España junto con el de Granada, ofrece durante el verano –este año del 18 al 31 de julio– en el Patio de Armas del Alcázar, el Patio del Museo de Segovia, el Jardín de los Zuloaga o la Iglesia de San Juan de los Caballeros, que hoy acoge el Museo Zuloaga y que alberga los sepulcros de los Nobles Linajes, además de que en ella se reunían para hablar los caballeros de la nobleza de Segovia: un espacio mágico que fácilmente posibilita el contacto con lo más amable y bello.

Durante estos 36 años, los mejores intérpretes de la música de cámara, ópera, jazz y flamenco han dejado su huella, y aunque en la actualidad el Festival incluya conciertos que no son sino guiños a las músicas más actuales (Estrella Morente o el recital de Ana Belén y Rosa Torres-Pardo este año, The Swingle Singers, Tania María, Donna Hightower, Enrique Morente, Cristina Hoyos, en años anteriores, además de Barbara Hendricks, Montserrat Caballé, Maria João Pires y un largo etcétera), su originaria Semana de Música de Cámara, con 42 años de existencia, es una exquisitez para los espectadores que se dejen seducir por la buena música. Es difícil que a alguien no le guste la “música clásica” (parece ser que bajo este epígrafe se incluye la música aburrida o demasiado culta), quien lo diga es que no la ha escuchado de verdad, pues la música antigua, del Barroco, del Renacimiento, del Romanticismo, la música contemporánea que hoy se está creando (el ciclo Festival Joven dentro del Festival de Segovia es buena prueba de ello, donde los jóvenes talentos muestran su labor en conciertos gratuitos y en los que este año intérpretes como Ignacio Soler, el dúo Aguirre y León y el ensemble Crossinglines la han privilegiado), permite como ninguna el contacto con el alma. Para quienes no se dejen eclipsar por festivales donde la música comercial, la que se oye en los 40 Principales, es el incentivo para atraer a miles de espectadores y mantener una imagen de modernidad (no decimos que esté mal, pero pensamos que hay que ofrecer al público lo que no tiene al alcance de la mano y de verdad le enriquece y valorar lo que justamente es valorable), el Festival de Segovia es el lugar ideal para poder escuchar así, en silencio y rodeado de los más afines, verdaderas joyas para los sentidos que con el paso de los días se recuerdan y se fijan dentro como instantes donde lo efímero deja su valor irrecuperable.

Del cartel de este año, y tras una inauguración por todo lo alto en la Plaza de San Martín con Kimbala, Antonio Canales, Eva Durán y el jazz-flamenco de Jorge Pardo y el concierto del día siguiente en el Alcázar con Estrella Morente –donde rodeada, de su familia, mostró su voz más dulce y su poderío en un escenario convertido casi en patio granadino-, en la Iglesia de San Juan de los Caballeros hemos podido disfrutar de joyas como el Oficio de Difuntos de Tomás Luis de Victoria, uno de los compositores más grandes de la historia, en las voces de Musica Reservata, un grupo que se ha consagrado a un repertorio difícil dedicado desde hace veinte años a la polifonía renacentista y barroca española, con un especial interés por la música de carácter religioso. Bellísima y limpia su interpretación, delicada y justa en unas voces más que empastadas que reverberaban con equilibrio y precisión en la piedra de la Iglesia. La ausencia de un director fijo ha permitido a esta peculiar formación trabajar con diversos maestros y especialistas en música antigua, como Jean-Marc Andrieu, Bart Vandewege, Peter Phillips, Andrew Carwood, Bruno Turner, Josep Vila y Mireia Barrera, y tiene en su haber cinco CDs, uno de los cuales es un concierto en directo ofrecido en Granada el año 1999, bajo la dirección de Peter Phillips (precisamente con este director británico grabaron el pasado año un nuevo disco bajo el título “Los compositores imperiales de Carlos V y Felipe II”). A pesar de su dedicación casi exclusiva a la música renacentista, su interés por el repertorio contemporáneo le ha llevado también a interpretar Stimmung, de Stockhausen en Granada, Altea y Cuenca. Los compositores Albert Guinovart y Alfredo Aracil le han dedicado varias obras en conmemoración de su décimo aniversario.

Tras la interpretación refinada y apasionada de Liszt en las manos de la pianista Sylvia Torán en un concierto poco habitual (Sonata en si menor, además de una de las Leyendas: San Francisco de Asís predicando a los pájaros, obra de madurez que anuncia el impresionismo de Ravel y Debussy), llegaron dos de los conciertos más esperados: el ensemble de violas da gamba Il Suonar Parlante dirigido por Vittorio Ghielmi y el dúo de viola da gamba y laúd de Ghielmi y Luca Pianca.

La excelencia musical

Vittorio Ghielmi y Luca Pianca en la Iglesia de S. Juan de los Caballeros. Foto de Rosa Blanco.

Vittorio Ghielmi y Luca Pianca en la Iglesia de S. Juan de los Caballeros. Foto de Rosa Blanco.

La irrupción del milanés Vittorio Ghielmi en el panorama internacional de la viola da gamba ha supuesto una auténtica revolución en el esquema tradicional al que tanto aficionados como estudiosos del instrumento se habían acostumbrado. Ghielmi se distingue por la intensidad de su interpretación musical y por su manera novedosa de acercarse a la viola da gamba. Recibió en 1997 The Erwin Bodky Award (Cambridge, Massachussets), dedicado al mejor músico joven, y ha colaborado con artistas como Gustav Leonhardt, Cecilia Bartoli, Thomas Quasthoff, Andràs Schiff y, como solista invitado, con importantes orquestas (Wiener Philarmoniker, London Philarmonia, Il Giardino Armonico…). Hace casi una década fundó el ensemble de violas da gamba Il Suonar Parlante ―expresión creada por Nicolò Paganini, que alude a una particular técnica de emisión sonora por medio de la cual los instrumentos musicales pueden imitar la voz humana, técnica que ha sobrevivido en ciertas áreas marginales europeas y extra-europeas y que es esencial para una nueva interpretación de nuestro patrimonio musical antiguo y moderno― dedicado a la investigación del repertorio antiguo y a la formación de una nueva realidad musical. No en vano ha participado en conciertos junto a Kenny Wheeler, Jim Black, Don Byron, Markus Stockhausen, Ernst Rejiseger, que han compuesto piezas especialmente para el ensemble, y cantautores como Vinicio Capossela.

Tomando como punto central El arte de la fuga de Johann Sebastian Bach y Lieder de Carl Philippe Emmanuel Bach, Ghielmi e Il Suonar Parlante, junto a la soprano Graciela S. Gibelli y Shalev Ad-El al clave, ofrecieron una velada con los Bach difícil de olvidar. Sublime interpretación de los cuatro solistas de viola (Vittorio Ghielmi, Rodney Prada, Cristiano Contadin y Fahmi Alqhai) que participan en los más importantes festivales europeos y que por fin en España se van conociendo poco a poco –lentamente, como todo en nuestro país-. Su último CD editado, Full of Colours, ha sido recibido por la crítica internacional como “una absoluta revolución del sonido de los instrumentos originales”, imprescindible para los amantes de la buena música y para aquellos que sin serlo, quieren disfrutar de una velada de lo más placentera. Escucharles en directo, un lujo al alcance de la mano, como el del día siguiente, el dúo de Ghielmi y Luca Pianca, un recorrido por Francia, Portugal y España desde “El Ángel” de Marin Marais hasta “El diablo” de A. Forqueray, pasando por el Livre de pardessus de Madame La Rochette. La música fluyendo de la madera de la viola, el pardessus de Ghielmi y el laúd de Pianca resonaba y bailaba en la piedra de la cabecera románica de la Iglesia de San Juan de los Caballeros, como si quisiera despertar en ella los sonidos ocultos de viejos tiempos, que sin embargo nos mostraba sin pudor, estimulando en nosotros, los que allí estábamos subyugados por la belleza, lo más esencial.

El singular estilo interpretativo, vehemente y pulcro del músico milanés Vittorio Ghielmi, ha encontrado en el laudista suizo Luca Pianca, miembro fundador del mítico conjunto Il Giardino Armonico, a un colaborador ideal. Pianca es hoy uno de los músicos más solicitados como laudista y teorbista dentro del campo de la interpretación de la música barroca. Colaboró durante más de diez años con Nikolaus Harnoncourt y con los cantantes más importantes de la actualidad, como Eva Mei, Cecilia Bartoli, Anthony Rolfe-Johnson, Sylvia McNair, Marijana Liposevk… Tiene en su haber más de treinta grabaciones discográficas premiadas, entre ellas la integral para laúd de J. S. Bach y la de Antonio Vivaldi. Ha participado en diversas producciones del Teatro de la Ópera de Zúrich, en el Festival de Salzburgo, y ha sido invitado por instituciones como la Filarmónica de Berlín, además de actuar como solista en las más prestigiosas salas de concierto, aunque en el del viernes, todo hay que decirlo, no destacó tanto como su compañero. A pesar de su excelencia musical, su sonido no era tan limpio ni directo como el que caracteriza sus grabaciones y sin embargo, juntos nos ofrecieron un concierto con finos matices y una expresividad deslumbrante.

Ghielmi y Pianca han grabado ya seis discos, Per un bacio, compuesto por cantatas y madrigales del s. XVII italiano, Dúo, con obras para láud y viola da gamba del barroco alemán, Bagpipes from Hell, Piéces de caracteres, La force et la douceur y The Devil’s Dream, una serie de miniaturas musicales en la Inglaterra de Shakespeare.

Estreno en España de las Lamentaciones nocturnas de Jeremías de Uri Caine

Ghielmi e Il Suonar Parlante actuaron una vez más en el FS 2011 el sábado 30, en el estreno en España de las Lamentaciones nocturnas de Jeremías del maestro del jazz Uri Caine, uno de los compositores y pianistas a caballo entre el jazz y la música clásica, que no deja de asombrar con lecturas del repertorio barroco y romántico y la adopción de diversas líneas, como las deconstrucciones de composiciones de música clásica, el jazz propiamente dicho y sus entregas con Bedrock, un grupo formado por Tim Lefebvre (bajo) y Zach Danziger (batería), además del propio Caine. Sus interpretaciones renuevan y enriquecen, aportando nuevos sabores y ritmos a las propias composiciones clásicas, revistiéndolas de originalidad y viveza. Inolvidables son sus Variaciones Goldberg, de Bach, las Variaciones Diabelli, de Beethoven, o a la Primera sinfonía, de Mahler, entre tantas.

Estreno en España de las Lamentaciones nocturnas de Jeremías de Uri Caine. Foto Juan Martín Misis

Estreno en España de las Lamentaciones nocturnas de Jeremías de Uri Caine. Foto Juan Martín Misis

En estas Lamentaciones nocturnas de Jeremías, Uri Caine ha creado una obra cléctica en  la que se conjugan tres voces de diferentes orígenes: Barbara Walker, magnífica y envidiable vocalista de soul y gospel de Filadelfia, como demostró ayer, conocida por su inconfundible voz tras haber trabajado con Gladys Knight, Herbie Hancock, Diana Krall, Al Jarreau, Celine Dion y Manhattan Transfer, y haber participado en la película The Score, con Robert de Niro y Marlon Brando; la gran cantaora de flamenco Carmen Linares y Cristina Zavalloni, una artista italiana versátil especializada en canto clásico y habitual de las más importantes salas de conciertos, como el Lincoln Center de Nueva York o el Concertgebow de Amsterdam, que exhibió su voz y su capacidad para llevarla donde quiere.

Gracias a su rico lenguaje dramático y a sus posibilidades creativas, las Lamentaciones de Jeremías han sido interpretadas en música por varios compositores en numerosas ocasiones: desde Thomas Tallis (1505–1585) hasta Stravinski (1882-1971). Las Lamentaciones se componen de cinco poemas de lamento por la destrucción de Jerusalén y el exilio del pueblo de Israel tras haber caído en manos de Nabucodonosor II en el año 587 a. C.

El clarinetista Achille Succi pudo aprovechar la versatilidad jazzística de la composición de Uri Caine, no así Il Suonar Parlante, desaprovechado en su riqueza tímbrica. El propio Uri Caine se mostró discreto y rotundo al mismo tiempo, demasiado concentrado en el piano, al que sabe dominar con rigor y al que aporta un juego sonoro difícil de igualar, y distraído en la complicada dirección de sus intérpretes. La versión, la más ecléctica, hasta el momento, de las interpretaciones musicales de las Lamentaciones, dejó a más de uno desconcertado. El texto de las Lamentaciones y el grito pidiendo ayuda tras la destrucción de Judá está lleno de fuerza y de solicitud de perdón, de lamento, de lloro sin consuelo. Las Lamentaciones de Jeremías de Uri Caine en este sentido no aportan esa fuerza y el clamor de todo un pueblo ante la destrucción, y, salvo algunas intervenciones de Barbara Walker y Cristina Zavalloni, se quedan en discretos lamentos sin pasión.

Carmen Linares interpretando una bulería, acompañada a la guitarra por Salvador Gutiérrez. Cristina Zavalloni y Barbara Walker sentadas, a la izquierda.

Un momento de las Lamentaciones de Jeremías de Uri Caine. Carmen Linares interpretando una bulería, acompañada a la guitarra de Salvador Gutiérrez. Cristina Zavalloni y Barbara Walker sentadas, a la izquierda. Foto de Juan Martín Misis

Uri Caine ha mantenido su conformación original de 22 versos a tres líneas, y las ha dividido en dos canciones, que son interpretadas en alternancia por las tres vocalistas, y en tres idiomas distintos: español, inglés y hebreo. Un plurilingüismo que acerca la obra a la esencia de las Lamentaciones, simbolizando el deseo de Israel de que todos los pueblos, lenguas y religiones se combinen en perfecta armonía. Conceptualmente esta composición de Uri Caine no puede pasar desapercibida, la conjugación de las tres voces tan dispares y la belleza instrumental es plausible, y teniendo en cuenta un escenario como el Alcázar de Segovia para ser estrenadas en España, no podría ser más espectacular. Presentadas en septiembre de 2010 en la ciudad alemana de Stuttgart, las Lamentaciones de Jeremías de Uri Caine llegarán también a Madrid, pero en noviembre.

Anuncios

Acerca de Alexis Fernández

Me llamo Alexis, soy periodista y experta en comunicación cultural. Trabajo desde hace doce años en el ámbito de la comunicación de las artes escénicas y de la música, pero antes he ejercido como reportera a pie de calle y a mano siempre de un bolígrafo, como redactora de Cultura y Espectáculos y también como discreta crítico de teatro. Puedo decir, modestamente, que mi experiencia me avala, que algunas cosas ya las he visto y otras aún no alcanzo a ver. Pero, al igual que me conmueven las vistas desde una montaña y los tejados, me gusta sentir que estoy en la Summa Cavea de un teatro -el lugar destinado antiguamente a las mujeres y los niños, la parte de arriba-, mirarlo todo desde allí, sin prejuicios, contemplar un pedacito de mundo contenido en un escenario y disfrutar...
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s