De muerte

Es cierto. Hace tiempo que no escribo. A veces la vida te hace vivirla en exclusiva.

Inspirada en la manera de afrontar y celebrar la muerte en México –una festividad declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad– donde las calles, casas e iglesias se llenan de coloridos altares con rosas, girasoles, cempasúchil dedicados a sus difuntos, mientras los niños muerden y chupan calaveras de azúcar, y catrinas recortadas en papel de seda –esas “calaveras garbanceras” que el artista José Guadalupe Posada crease y más tarde vistiera en su mural Diego Rivera– adornan la ciudad y los cementerios, llegó a la Sala Triángulo de Madrid Cabaret mortal: un espectáculo desenfadado con un ritmo fresco que no deja de lado la seriedad con la que ha sido concebido y el respeto a todas las creencias que satiriza en su puesta en escena, profundizando con exquisito humor en el concepto de “la muerte como rasero”, en la que no hay distinción alguna. Al fin y al cabo “la muerte es democrática; y güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”, como el mismo J. G. Posada afirmaba.

Las tres actrices en Cabaret mortal.

Las tres actrices en Cabaret mortal. Fotos de Claus Stener.

Tras un mes de éxito continuado en el Teatro Helénico de México D.F., la compañía internacional Bodo Bodó Production, formada por tres magníficas actrices con un enorme potencial procedentes de tres países distintos, Elena Olivieri (Italia), Maja Skovhus Rehoj (Dinamarca) y Madeline Fouquet (Francia), discípulas del maestro clown Philippe Gaulier[1], montan en la Sala Triángulo este espectáculo de risa continuada e ingenio desbordante con una coproducción realizada por artistas de cinco países (a los anteriores se añaden México, con el director Artús Chávez, y España, con el co-autor Juanma Rodríguez). Un montaje que sumerge al espectador en un cabaret de los años 20 y 30 con todos los elementos del género: música en vivo, teatro de sombras, títeres y una dosis de humor surrealista y negro para reflexionar abiertamente sobre ideas, tabúes, supersticiones y conceptos en torno a la muerte. Pero no es un cabaret entendido como cúmulo de escenas, sino un cabaret original y lleno de la esencia del género, con un Leitmotiv claro que conduce al espectador hacia una historia llena de sentido.

Hasta el 12 de noviembre el escenario de la Triángulo se ha convertido en la parodia de una antesala de la muerte antes de pasar al Más Allá. Lo primero que los espectadores se encuentran en el camino a su “destino” –todos estamos muertos en cuanto entramos al teatro– es un cabaret, un bar de carretera donde los muertos repostan en su viaje y desde el cual se les muestra las distintas alternativas que les esperan en la eternidad. Allí les recibe Efimovna Dumas (Fifí para los amigos), una seductora y alcohólica femme fatale bipolar que no quiere desprenderse de lo que era en vida, y que además tiene miedo a desaparecer y cruzar al otro lado; Geraldine Yensen, una músico retraída a la que en vida nadie le permitió explorar sus habilidades musicales a la vez que no fue amada por su familia, de ahí que la busque desesperadamente entre el público con el fin de reconstruir su pasado; y Grechel Kalsi, una maestra de ceremonias andrógina y reprimida, pues sus padres querían que fuera un varón y así la trataron. En vida ha sido mayordomo, portero y trata de hacer las cosas bien, aunque está francamente cansada. Ninguna de las tres, con su particular incertidumbre sobre la muerte, sabe por qué, ni desde cuándo están allí, viviendo la eternidad como la repetición del mismo espectáculo, una y otra vez. Ante otros muertos, representan su función, ellos la ven y se van, y sin embargo ellas continúan en el mismo lugar. Pero esta noche será distinta y decidirán mirar a la muerte de frente, sin miedo, y descubrir qué les retiene en ese sitio en mitad de ninguna parte y qué esperan o temen hallar.

El valor de la vida

En la noche del 1 al 2 de noviembre en México, los parientes van a visitar a sus muertos y les llevan su comida preferida, pollo en salsa de chocolate, tacos fritos, fruta tropical, cerveza fresca, tequila, mezcal, tabaco y hasta les homenajean con música de mariachis. Pasan la noche allí, bailando, cantando, comiendo, bebiendo, transformando el cementerio en una fiesta. Esa forma de tratar la muerte sin miedo, ni tabúes, sino al contrario, hablando de ella como parte de la vida, fue la clave para que las tres actrices se decidieran a emprender este proyecto, buscando el formato adecuado donde todo lo que deseaban contar pudiera tener su sitio. Un lugar para satirizar conceptos religiosos (los buenos y los malos, el Juicio Final, el sentido de culpa y abdicación en esta vida esperando una mejor al morirse, o el cuerpo como fuente de pecado) y tratar de una forma verbal, pero también musical y visual, aquello que les fascinaba y asustaba de la muerte. Y así lo hacen en este cabaret inolvidable de imaginación desbordante donde la interactuación con el público es el pilar del espectáculo. Cabaret mortal rompe las líneas comunes del teatro y el escenario para convertir al espectador en protagonista cómplice de la historia y crear con él un diálogo sin el cual la función no podría ser.

Un momento del espectáculo. Fotos de Claus Stener

Un momento del espectáculo. Fotos de Claus Stener.

A partir de escenas llenas de comicidad, los personajes se van desgranando mientras actúan con el público, en un juego bufonesco que no sirve sino para dirigir con humor una crítica hacia la sociedad y sus creencias. Y es que, siguiendo a Malraux, que aseveraba que la muerte sólo tenía importancia en la medida en que nos hacía reflexionar sobre el valor de la vida, Cabaret mortal es un montaje a través del cual uno no sólo puede reírse de sí mismo, sino que profundiza en una vida que tiene un final, y que por la misma razón es una invitación a disfrutar del presente. El objetivo es que el público establezca una analogía con la vida, para que, puesto que no se puede plantar cara a la muerte, plante cara a la vida. Y siempre, cómo no, con humor.

Puesto que no hay una división entre escenario y butacas, sino un único espacio en el que actrices y espectadores están al mismo nivel, ya que “todos estamos muertos”, Bodo Bodó, siguiendo los precedentes de su estreno en México D.F., donde hubo público en bata, pijama, deliciosamente elegante, con impactante ropa indígena e incluso desnudo, ha invitado a los espectadores madrileños a ir vestidos como les gustaría que fuesen enterrados, ofreciéndoles un descuento respecto al precio de entrada. Una original forma de premiar al espectador más atrevido, que aún puede disfrutar de la función el jueves 10, viernes 11 y sábado 12 de noviembre a las 20.30h.

Bodo Bodó, una explosión de hilaridad e inteligencia

Olivieri, Skovhus y Fouquet son tres actrices que se reúnen para crear. Sus éxitos han sido apoteósicos en el Reino Unido, México, Italia, etc., con montajes como The caca show, al que el propio Gaulier calificó como uno de los espectáculos más divertidos y locos que había visto en su vida y con el que llenaron todos los días en el Fringe de Edimburgo en su edición de 2002, o Bodo Bodó, un robo frustrado de dos ladronas vestidas de abeja y flor y una huida obligada a un hotel abandonado, donde se encuentran con la mayor ladrona del mundo, entre cuyos tesoros se encuentra la ropa interior de la Reina Madre.

Sus historias son tan absurdas como hilarantes, con personajes perfectamente definidos y estudiados en los que se privilegia la imaginación. Encandilan al público con su talento y su creatividad, y para verlas es preciso abandonar a la entrada los prejuicios y dejarse llevar por el humor más puro. Imprescindible, un espectáculo tan divino que está de muerte.

www.bodobodoproduction.com

http://www.youtube.com/watch?v=G5yKzZW1Mks

http://www.youtube.com/watch?v=7kim11YZAdw&feature=related


[1] Nathalie Seseña también fue una de sus alumnas, a la que hemos podido ver hasta el 23 de octubre en el papel de Dorina, en el divertido e inteligente montaje de Tartufo dirigido por Hernán Gené en el Teatro Fernán Gómez. Una versión de Mauro Armiño a la que Gené (también clown y director de Sobre Horacios y Curiacios, obra basada en Sobre los Horacios y los Curiacios de Bertolt Brecht con la que La Abadía fue galardonada con el Max al mejor espectáculo en 2004) ha salpicado del sonido del jazz de los años 20 y escenas que recuerdan a las películas mudas, con un humor hilarante en el que Seseña y Cristina Castaño (ambas actrices de la serie “Lo que se avecina”) se llevan más que el gato al agua y al espectador al bolsillo.

Anuncios

Acerca de Alexis Fernández

Me llamo Alexis, soy periodista y experta en comunicación cultural. Trabajo desde hace doce años en el ámbito de la comunicación de las artes escénicas y de la música, pero antes he ejercido como reportera a pie de calle y a mano siempre de un bolígrafo, como redactora de Cultura y Espectáculos y también como discreta crítico de teatro. Puedo decir, modestamente, que mi experiencia me avala, que algunas cosas ya las he visto y otras aún no alcanzo a ver. Pero, al igual que me conmueven las vistas desde una montaña y los tejados, me gusta sentir que estoy en la Summa Cavea de un teatro -el lugar destinado antiguamente a las mujeres y los niños, la parte de arriba-, mirarlo todo desde allí, sin prejuicios, contemplar un pedacito de mundo contenido en un escenario y disfrutar...
Esta entrada fue publicada en Teatro y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De muerte

  1. Julio César dijo:

    Mañana no faltaré a la despedida de Madrid (adonde espero que regresen muy pronto) de este jugosísimo espectáculo, del que has escrito de modo tan enriquecedor. Esta vez no me corto, y le aceptaré el whisky a la tierna Madeline, si es que lo sigue ofreciendo

  2. Julio César dijo:

    Y como lo prometido es deuda, recibí el whisky de Madeline, que me supo a gloria. Estuvieron, nuevamente, magníficas. Madrid necesita a Bodo Bodó. Que vuelva pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s