Mi pequeña vida

“Nada existía alrededor. Ni el tiempo ni el espacio. Ese aliento. Esta vibración. Esta escucha infinita.”

Sus historias abordan el mundo en el que vive, donde introduce su pluma y su mano, y su imaginación, y su dulce manera de contar. Historias de personas capaces de transformar lo insoportable en algo cálido, lo mundano en maravilloso, como ella misma afirma. Y así lo expresa a través de Vy, el montaje que Michèle Nguyen, premio Molière de Teatro 2011, presenta en el Valle-Inclán de Madrid (antes en Segovia) hasta el 2 de junio, dentro de la programación de Titirimundi. Un espectáculo sublime e imprescindible para aquellos a los que les gusta susurrar historias a sus hijos, cruzando con ellos las páginas de los libros.

Vy, de Michèle Nguyen

Vy, de Michèle Nguyen

Vy, es, pues, un viaje subterráneo a la infancia de la narradora -nacida en Argelia y ciudadana de Bélgica, donde creció y se formó en el teatro (Lassard) y el gesto-, hacia la niña torpe y tímida con las rodillas llenas de formas extrañas de tanto caerse que vivía con su abuela racista Marga, y cuyo sueño era llegar a ser bailarina. Amarilla, como su cuidadora la llamaba –su padre era vietnamita y su madre, belga-, amarilla fosforescente de tanto reír cuando gastaba bromas a esa abuela “amarga” escribiendo notas firmadas por Antonio Machado o Miguel de Cervantes para intentar despistarla, Vy es esa niña diminuta, esa trasposición de ella misma, ese títere precioso y tierno hasta el infinito, en el que se apoya esta sutil y extraordinaria narradora, hasta el punto de embelesarnos. Esa niña cuyo padre un día se fue sin saber más de él, esa niña que de vez en cuando veía unas cartas que llegaban a la casa de su abuela y a las que no alcanzaba en lo alto de la estantería, con un sello de Argelia en cuyos colores tantas veces quería estar. Esa niña cuya madre, siendo del norte, quería estar en el sur, pero se fue más al norte y lo perdió para siempre, recluida en un hospital llamado La Rosa de los Vientos, quizá porque el viento no está solo en el aire, como titula otro de sus espectáculos. Vy es esa niña que le rasca la espalda a su abuela a fin de que a ésta le salgan alas, de modo que cuando las tenga ya no corte las suyas, y que se apoya en la risa de su vecina, porque incluso la risa más bonita del mundo necesita el canto de un pájaro para recuperar sus alas. Vy es esa niña enamorada de Ismael, quien, como acto de amor, le regaló un libro de pájaros, esa niña que viajó por el mundo contando historias, esa diminuta persona que perdía el equilibrio en una Tierra donde todo gira. Quizá por ello, cuando se sentía perdida, solo escuchaba el silencio.

Saber quiénes somos

Porque en esta historia llena de poesía y fragilidad importa el silencio y lo simbólico, e impera la necesidad de la imaginación, invitándonos a esa escucha cada día más inexistente. Mientras Nguyen narra, escribe en las páginas de nuestros libros un poco de nuestra historia, pequeñas historias de secretos, de perdón, de búsqueda del lugar de cada uno, de búsqueda de uno mismo. En definitiva, de saber quiénes somos, recordando esos gestos, esos movimientos que sabemos desde siempre, volviendo a nuestra esencia, a lo que fuimos desde un principio y tal vez hemos olvidado. A esa infancia que es nuestra patria, como decía Rilke, como todos rememoramos.

A través de las palabras surge entonces la luz, porque Vy es, así, un encuentro con la fuerza de la palabra y la magia de la escritura, con ese mundo que surge cuando pronunciamos una sílaba.

Una historia llena de historias que durante hora y media Michèle Nguyen va entretejiendo con maestría, muchas veces dibujándonos en los ojos fábulas fantásticas, otras acunándonos con esas palabras que acarician el alma, y siempre uniendo vida e imaginación para hablarnos de lo más humano del ser humano, lo que raramente ya queda. Un cuerpo a cuerpo con la vida y el presente para dejarnos entre las manos cartas de sueños, estelas del vuelo de los pájaros, miradas desde lo alto hacia ésas, nuestras pequeñas vidas.

Anuncios

Acerca de Alexis Fernández

Me llamo Alexis, soy periodista y experta en comunicación cultural. Trabajo desde hace doce años en el ámbito de la comunicación de las artes escénicas y de la música, pero antes he ejercido como reportera a pie de calle y a mano siempre de un bolígrafo, como redactora de Cultura y Espectáculos y también como discreta crítico de teatro. Puedo decir, modestamente, que mi experiencia me avala, que algunas cosas ya las he visto y otras aún no alcanzo a ver. Pero, al igual que me conmueven las vistas desde una montaña y los tejados, me gusta sentir que estoy en la Summa Cavea de un teatro -el lugar destinado antiguamente a las mujeres y los niños, la parte de arriba-, mirarlo todo desde allí, sin prejuicios, contemplar un pedacito de mundo contenido en un escenario y disfrutar...
Esta entrada fue publicada en Títeres y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mi pequeña vida

  1. Marta Villegas dijo:

    Qu preciosidad Alexis!!!

    *Marta Villegas* *Direccin Artstica * *Plaza Isabel II, s/n E-28013 Madrid Tfn.- 91 516 06 22 / Fax.- 91 516 06 68 Email: mvillegas@teatro-real.com* *Web: http://www.teatro-real.com*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s