El arte del teatro de títeres. La capacidad de sugerir

C’est la lune qui me l’a dit, de la compañía francesa Créature, edición de 2011

C’est la lune qui me l’a dit, de la compañía francesa Créature, edición de 2011

Titirimundi se acerca, apenas dos días, vuelven los recuerdos, y por qué no, las emociones.

Me apasionan los títeres y me fascina Titirimundi. Y pienso muchas veces sobre el porqué de tanta intensidad. Tal vez porque me vuelvo a “aniñar de espíritu”, que decía Unamuno. No vuelvo a ser niña, con lo que cuesta ser adulta, pero es cierto que me permito dejarme seducir y atrapar por el asombro. Abro los ojos del alma y me dejo mecer… Algo en mí vuelve a surgir adormecido en la rutina y amanece dispuesto a dejarse llevar por lo maravilloso. Es entonces cuando todo es nuevo o parece nuevo, y toda impresión viene “humeante y chorreante de vida”, como esos instantes de iluminación y de existencia poética. Creo que en ellos, lo que somos se hace presente con intensidad: ese espíritu con el que nacemos y que define nuestra identidad, y que apartamos en la cotidianeidad y olvidamos en el paso de tiempo.

Para acercarse a los títeres y dejarse maravillar es preciso, pues, quererlo, apartar los prejuicios y mirar con la misma mirada con la que una vez contemplamos el mundo.

Decía el gran maestro Serguéi Obraztsov que la esencia del títere es “la capacidad de generalización”. Ese cuerpo teatral por excelencia, ese “organismo vivo compuesto de una materia liberada de la gravedad”, que decía Kleist, cuya naturaleza es el movimiento, tiene la capacidad única de presentar un objeto de forma que despierta el pensamiento de otro: la capacidad de sugerir… Por eso, el arte del teatro de títeres es un arte particular y exige devoción. Mezcla a partes iguales de realidad objetiva y fantasía, tiene el poder de conmovernos, de hacernos reír y pensar, de enseñar. Y lo hace gracias a un titiritero, un actor semidios que parece insuflar vida a su máscara o muñeco. No en vano en la mitología hindú se dice que el primer titiritero nació de la boca de Brahma, el dios que da forma al mundo, y también se afirma que los títeres son enviados de los dioses.

Y es que los títeres parecen trascender las metáforas y la visión simbólica del mundo, recreándolo para que brille con todo su esplendor, para hacer aparecer lo que siempre hemos sabido y que a veces cuesta ver, y que solo es posible cuando las emociones, la mente y el instinto se confabulan para ponerse en consonancia. Quizá en el títere nos atrevemos a soñar, a criticar, decir, a “expresar – como afirman Jean Chevalier y Alain Gheerbrandt- lo que nadie había osado decir sin máscara: la marioneta es la heroína de los deseos secretos y de los pensamientos escondidos, es la confesión discreta que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás”.

Cuando miro a un títere a los ojos

Cuando miro a un títere directamente a los ojos, esos ojos como los de la Diva de Sofie Krog Theatre que ilustran la cabecera de este blog, sé que estoy mirando un material casi tan frágil como mi cuerpo. Su naturaleza, como la mía, también está hecha de sueños, de deseos, de frustraciones y temores. De pasiones. “Los movimientos de la vida”, que decía Maeterlinck. Los títeres son capaces de crear lenguajes, inventar mundos o traerlos a la conciencia, jugar, sufrir, evolucionar, nacer y morir con todas las posibilidades expresivas frente al actor de carne y hueso.

ngel, de Duda Paiva, espectáculo de la edición de 2007 de Titirimundi

Angel, de Duda Paiva, espectáculo de la edición de 2007 de Titirimundi

Otro apasionado de los títeres, Ionesco, aseguraba que solo veía verdad escénica en el mundo de las marionetas: “El espectáculo del mundo mismo, más verdadero que la verdad; presentado en una forma infinitamente simplificada y caricaturizada como para subrayar su grotesca y brutal verdad”. Y como la mía, esa naturaleza es efímera, igual que las marionetas, /los humanos/ pasan como en un sueño/ por la vida (Suan Tsong).

Existimos contra el vacío, hablamos contra la muerte… Icono más que copia de una vida vivida, el títere nos hace olvidar la realidad para volver a encontrarla. Tal vez porque en ellos nos buscamos a nosotros mismos, ese espíritu con el que hemos sido creados y en el que se vincula el Existir y el Ser. Solo reviviéndolo, podemos alcanzar la libertad y mirar cara a cara el misterio de la vida, para trazar, entre ese “paciente laberinto de líneas creadas por reinos, montañas, bahías, mares, islas, peces, habitaciones, instrumentos, astros, personas –que escribía Borges en el epílogo de ‘El Hacedor’- la imagen de nuestros rostros”. La historia de los títeres, próxima al rito, a la magia y al arte, provoca la aventura de descubrir las huellas de la eternidad. “Sólo la marioneta -llegó a decir Rilke- accede al matrimonio con el ángel”.

 

Anuncios

Acerca de Alexis Fernández

Me llamo Alexis, soy periodista y experta en comunicación cultural. Trabajo desde hace doce años en el ámbito de la comunicación de las artes escénicas y de la música, pero antes he ejercido como reportera a pie de calle y a mano siempre de un bolígrafo, como redactora de Cultura y Espectáculos y también como discreta crítico de teatro. Puedo decir, modestamente, que mi experiencia me avala, que algunas cosas ya las he visto y otras aún no alcanzo a ver. Pero, al igual que me conmueven las vistas desde una montaña y los tejados, me gusta sentir que estoy en la Summa Cavea de un teatro -el lugar destinado antiguamente a las mujeres y los niños, la parte de arriba-, mirarlo todo desde allí, sin prejuicios, contemplar un pedacito de mundo contenido en un escenario y disfrutar...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s